whatsapp x

WhatsApp Number

34699051977

Message
phone x
+34699051977
email x
test@test.com

Ortodoncia invisible


La ortodoncia “invisible” mediante alineadores estéticos (férulas transparentes) es un método con el que se corrige la maloclusión sin la necesidad de utilizar Brackets convencionales.

Esta técnica, controlada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), consiste en la utilización de diferentes férulas extraíbles de un material similar al plástico transparente fabricadas específicamente para cada paciente, con el objetivo de corregir diversas alteraciones de oclusión o apiñamiento.

Los alineadores son férulas fabricadas “a medida” colocándolas el propio paciente de forma fácil y sencilla. El periodo en el que se recomienda acudir a la consulta a sustituir el antiguo alineador suele ser de 2 a 3 semanas, consiguiendo así que la duración del tratamiento oscile entre los 10 y 15 meses.

Cada vez es mayor el número de personas adultas que comienzan un tratamiento ortodóntico con alineadores convirtiéndose en sistema de ortodoncia más demandado en la actualidad.

Las recomendaciones quela Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial ha publicado como protocolo para el buen uso de los alineadores se reproduce a continuación.

Es importante que el paciente se someta a un examen ortodóncico previo al tratamiento, que tendrá que incluir:

  • Exhaustiva anamnesis, que recoja alergias, medicación de administración reciente, así como la realización de tratamientos ortodóncicos previos.
  • Exploración bucal intraoral, funcional y extraoral.
  • Fotografías intraorales y extraorales.
  • Toma de radiografías: Ortopantomografía donde se valore el estado y longitud radicular, presencia de lesiones apicales, dientes supernumerarios, posición de cordales, estado óseo, lesiones de naturaleza quística, premalignas y malignas. Además, se realizará, también una telerradiografía lateral de cráneo para valorar la relación de los maxilares en el plano sagital y vertical, así como la inclinación de los dientes en el hueso basal.
  • Impresiones de las arcadas con silicona o el escaneado de los maxilares, es también necesario para obtener información en 3D y diseñar unos modelos digitales. 

Con todos los registros, el ortodoncista realizará un diagnóstico preciso de la maloclusión del paciente y trazará un plan de tratamiento para corregir dicha maloclusión. Según las indicaciones del profesional, se creará un modelo de software que reproducirá el plan de tratamiento prescrito y planificado por el profesional, describiendo paso por paso, los diferentes movimientos de los dientes, para alcanzar la correcta situación final.

Se programará, en este momento de forma secuenciada, la confección de una serie de férulas trasparentes “a medida” y con ayuda de un programa especializado que permitirá mostrar al paciente los movimientos de cómo los dientes se desplazarán progresivamente con el cambio de cada férula.

El número total de alineadores variará en relación a la complejidad de la maloclusión. Factores como el estado periodontal o la longitud radicular son claros condicionantes de un mayor número de alineadores para un mismo movimiento. Se deberán llevar de forma continuada entre 20-22 horas, retirándose para las comidas y cepillarse los dientes. Las pautas de cambio de las férulas las indicará el profesional, a intervalos entre 7, 10, 15 o más días según el grado de complejidad del movimiento, en cada momento del tratamiento.

Las visitas a la clínica para el seguimiento suelen marcarse cada 30 o 45 días según la fase en la que el paciente se encuentre. En estas consultas se suelen realizar la reducción interproximal y/o cementar nuevos ataches, que se incorporan a lo largo del procedimiento terapéutico, para optimizar algunos movimientos dentales. También pueden necesitar utilizar elásticos intermaxilares durante el tratamiento.

Al finalizar, como en cualquier otro tipo de procedimiento ortodóncico convencional, se colocarán retenedores fijos y/o removibles siendo imprescindibles nuevas citas de seguimiento y control de la estabilidad del tratamiento y del estado dentario, gingival, mucoso y óseo del paciente, así como del de los propios retenedores.

Una vez completado el tratamiento es muy aconsejable repetir con nuevos registros (fotografías, modelos y radiografías), y descartar la aparición de complicaciones y en tal caso y si fuese necesario determinar las correspondientes responsabilidades legales

ORTOFACE © 2022